Inventan la primera cerveza fermentada con bacterias de una vagina

0
5615

La industria cervecera cada día nos sorprende más con su creatividad. Y aunque anteriormente hemos afirmado que se puede hacer cerveza con “casi todo”, están llegando a lugares pocos imaginables en cuanto a gustos y expresiones sensoriales.

“El secreto de nuestra cerveza está en su vagina”, así se presenta The Order of Yoni una cerveza de la que sus creadores afirman que está fabricada con “las bacterias del ácido láctico de la vagina de una mujer extraordinaria”.

La “mujer extraordinaria” a la que se refieren es la modelo checa, Alexandra Bredlova, a la que la empresa responsable de esta bebida, define como: “el tipo de mujer cuya presencia sientes aún durante una semana después de la cita”.  La compañía señala que se dedicó mucho tiempo a la búsqueda de la candidata ideal y eligieron a Alexandra porque se trata de la “encarnación de feminidad, encanto y de todos los instintos deseados que queríamos crear en la cerveza”.

Para fabricar la cerveza utilizaron “microbiología de alta tecnología” para aislar, analizar y preparar las bacterias del ácido láctico de la vagina de la modelo. Luego le añadieron agua, malta (Pilsner, Munich, caramel, roasted), lúpulo (Czech Kazbek, American cascade), virutas de madera y levadura para dar como resultado una cerveza oscura con carácter y con cuerpo.

La flora bacteriana se ha tomado de la vagina utilizando una vara ginecológica. Luego, en un laboratorio las bacterias se aíslan, limpian, identifican y, a continuación, se les permite multiplicarse para permir la preparación del kit de cultivo inicial, que se utiliza para fabricar la cerveza.

Esta cerveza es idea de un equipo de empresarios polacos liderados de por Wojciech Mann. Y buscan sacarla adelante a través de una campaña en la web Indiegogo, y aunque la campaña para recaudar dinero no prospere (lleva recaudados algo más de 1.000 euros para la producción de 16.600 botellas frente a los 150.000 euros que se pedían originalmente para el proyecto) Mann cree que el proyecto saldrá adelante gracias al contrato con una importadora de cervezas en México.

“Se pusieron en contacto y hemos llegado a un acuerdo para que nuestra cerveza se distribuya en México, Argentina, Colombia y Brasil”, indica orgulloso. “En los países de América Latina estamos teniendo una respuesta fabulosa y es donde más se demandan nuestros productos”, añade.

Los creadores del producto suponen que la cerveza tendría mayor demanda en América Latina gracias a la cultura de hipersexualización de la mujer y del alcohol. “El objetivo final es evocar sensualidad en el público masculino”

Y en cuanto al temor de ser tildados de machistas dicen que: “El nombre y el logo provienen de una religión hindú y se ha hecho todo de un modo muy respetuoso. Además, tenemos un plan de responsabilidad social corporativa para donar parte de los beneficios a la investigación del cáncer del cuello de útero y a la educación de las mujeres en países como Afganistán.”

Mientras se dedican a establecer su estrategia comercial, la empresa busca atraer a otras jóvenes que presten su imagen y su flora íntima. “Tenemos nuestro propio sistema de reclutamiento. Sin embargo, estamos abiertos a la cooperación, en particular con supermodelos, actrices, celebridades o estrellas”, señala en el apartado de preguntas frecuentes de su web. “Hemos recibido muchos mails de mujeres que se han ofrecido para formar parte de esta campaña y, aunque ahora sólo tenemos una cerveza, la idea es ir aumentando la producción con cerveza de distintos tipos”, explica Mann.

Cada tipo de cerveza tendrá asociada una modelo distinta que preste su imagen y sus bacterias de ácido láctico para elaborar cada estilo de cerveza.

“La idea es que para una cerveza rubia haya una modelo rubia y también tenemos pensado sacar una cerveza BDSM (bondage-sado maso) hecha a partir de ciruelas ahumadas y bacterias de ácido láctico de la vagina de una modelo pelirroja o morena”, cuenta Mann.

También explica que la utilización de bacterias de la vagina de mujeres no tiene ningún efecto sobre el sabor de la cerveza porque una vez que se ha extraído el ácido láctico de la vagina de una modelo, éste se replica y sintetiza en forma de polvo. Todo esto se hace en un laboratorio cumpliendo con todos los requisitos que marca la ley en materia de manipulación de alimentos.

Por el momento, la única cerveza con la que cuentan es negra “con sabor a champagne”, según dice el anuncio de la compañía en su campaña de crowdfunding. “Tiene un sabor agrio porque el ácido láctico le da ese toque, como el que tienen algunas cervezas belgas”. Según Mann, “La particularidad es que se fermenta durante dos días echándole los polvos de ácido láctico, que es lo que le da ese sabor amargo tan especial, y luego ya tiene un proceso de fabricación normal”.

Recuerda que si quieres aprender a elaborar tu propia cerveza, nosotros utilizamos levaduras de cerveza normales, no te preocupes. Toda la información en www.escuelacervecera.com