En Barcelona se encuentra una cerveza prehistórica

0
2517

A 30 km de Barcelona (Cataluña), en el entorno de Begues, en la Cova de Sant Sadurní se encontró la receta  de la primera cerveza que preparaban y  bebían los antiguos pobladores de esta zona

Los primeros rastros que se tenían sobre  la aparición de la cerveza eran del IV milenio a.C. y fueron encontrados en Godin Tepe, Irán.

Pero en 1999, tres arqueólogos de la Universidad de Barcelona descubrieron en la Cova de Sant Sadurní (Begues, Barcelona) restos pertenecientes al período 5500-4000 a.C. Entre los objetos hay una vasija con residuos de fermentación de cerveza y piedras para moler o con restos de malteado de cebada que se cultivaba en los alrededores.

Los habitantes de ese lugar en el Neolítico, cultivaban cereales y habían aprendido a germinarlos en barro, lo que transformaba el almidón en maltosa, y luego los secaban con fuego para detener el crecimiento del grano.

El cereal malteado se molía entre piedras y se ponía en una vasija con agua, junto a miel y bayas silvestres que potenciaban el sabor y la fermentación alcohólica. Aquella cerveza era más densa que las actuales (tendría más la sensación de jarabe) y cumplía una función más alimenticia que hidratante. Manuel Edo, director de las investigaciones del yacimiento, señala que también se ponía en una jarra junto a los difuntos para enterrarlos.

En la localidad de Begues es posible probar  L’Encantada, una cerveza que se prepara inspirándose en aquella receta encontrada en la cueva y la cual ha ayudado mucho en la investigación sobre el modo en que vivía la sociedad en esa época de la historia.

Para visitar la cueva prehistórica se precisa contactar previamente con la asociación CIPAG.

Así que si llegan a estar por BArcelona y tieene la oportunidad de probar L’Encantada, nos cuentan qué tal sabe.

Fuente: National Geographic