¿Pensando en asado? elije la cerveza perfecta

0
5002

Familia y amigos reunidos, el humo que sale de las brasas llena el ambiente de aromas exquisitos; la carne se ve jugosa y tentadora mientras se va dorando; las mazorcas llenan de color la parrilla. Justo al lado, una cerveza fría acompaña el momento. Parece una escena de un sueño.

Asados y cervezas, una combinación imperdible. Luis G. Balcells, autor del libro “Cerveza, la bebida de la felicidad”, y auditor de calidad de mercadeo cervecero, es un defensor de la versatilidad de la cerveza. Dice: para calmar la sed, para cocinar como un ingrediente más o en la mesa para acompañar. Las posibilidades de la cerveza no conocen límite.

La verdad es que, los aromas y sabores que se combinan de manera perfecta en los distintos estilos de cerveza que existen nos permiten explorar muchos campos en materia de sabor.

Al momento de escoger un tipo de cerveza para acompañar los asados, Luis dice que lo importante es tener en cuenta los condimentos o salsas que acompañarán ese plato, para así, adecuar el maridaje. “Cuanto más fuerte sea el sazonamiento del plato, siempre que no sea muy picante, se escogerán cervezas más oscuras y de mayor cuerpo. Si hay picante habrá que ir a cervezas Lager, ligeras, logrando una perfecta unión”.

De acuerdo con el tipo de carne que se elija para el asado, les compartimos a continuación algunas recomendaciones por parte Luis G. Balcells y otras que están en el libro “Los maridajes de la cerveza y la gastronomía”.Una guía práctica y sencilla para encontrar las mejores combinaciones.

Carnes de res

Según Balcells, las carnes rojas asadas maridan bien con las cervezas rubias, ligeras y suaves. “En ciertos casos recomiendo marinar el trozo de carne con la misma cerveza que se vaya a acompañar, más de 24 horas, para que se impregne de ella, haciéndola ganar sabores, aromas y jugosidad”.

Carne de cerdo

Debido a la gran cantidad de grasa contenida en las carnes de cerdo, se necesita de la cerveza para “limpiar” el paladar sin opacar sus aromas. Cuando la carne es gustosa y sutil, necesita una bebida igualmente suave y moderada en alcohol, por eso se recomiendan cervezas de tipo Ale (de alta fermentación o fermentación en caliente) y Lager (de baja fermentación), por ejemplo, de estilo Pilsener.

Verduras

Generalmente acompañan el asado aportando frescura. Algunos componentes de las verduras, dejan en la boca durante bastante tiempo aromas y sabores que anulan los de cualquier bebida, a excepción de algunas cervezas de la familia de las Lager, estilo Múnich, Viena y Pilsener.

Morcillas, chorizos y salchichas

Balcells dice, que las cervezas con cuerpo armonizan bien con los embutidos, cocidos y ahumados. “Cervezas de estilo Märzen, tostadas con dos o tres maltas; las Irish Red o las Brown Ale por su tostado, que les confiere sabores acaramelados”

Pescados

El maridaje dependerá de la clase de pescado que utilicemos: el pescado azul, que tiene alto contenido de grasa; como atunes, bonitos, sardinas, salmones, entre otros; se lleva bien con las cervezas que marcan el contrapunto refrescante. Eso sí, el toque amargo de la cerveza, podría anular parcialmente el sabor suave de algunos pescados blancos. “Personalmente, me gusta maridar el pescado con cervezas con un punto cítricas (con cilantro, por ejemplo) como llevan las cervezas de trigo belgas”, Explica Luis G. Balcells.

Datos útiles:

1. Los platos que incluyen sabores ácidos son perfectos para maridar con cerveza. Por eso combina bien en aquellos donde el tomate está presente.

2. La cerveza es la contraposición perfecta a la sensación del picante. Es excelente acompañando el ajo y del pimentón. También el chorizo.

3. Las cervezas ligeras y de cuerpo medio van bien con todas las ensaladas.

Aquí  te treamos un ejemplo de maridaje de pollo:

POLLO CRUCIFICADO Y CERVEZA BROWN ALE

Martín López Arango, chef docente, especialista en cárnicos, y León Esteban Ossa, maestro cervecero y docente de diseño gráfic. Se unieron para proponer un maridaje entre pollo y cerveza.

Un pollo crucificado (a base de pechugas deshuesadas, atravesadas por pinchos) bañado con un curri rojo, condimentado con limón, ajo y panela. Acompañado por unos pimentones amarillos rellenos con vegetales (un tomate, media cebolla blanca, dos cucharadas de cebollín, un toque de cilantro; sal y pimienta y media taza de leche de coco. Reducir hasta que se vea cremosa la mezcla y agregar dos cucharadas de queso crema. Rellenar sin exagerar); mazorcas con mantequilla saborizada (a la mantequilla a temperatura ambiente, agregarle pimienta, romero y zumo de limón); y un elemento inesperado: polenta (harina de maíz precocida, preparada en una mezcla de mantequilla y leche, crema de leche, cebollín, queso parmesano y queso azul. Termina como una masa manejable y llena de sabor).

Y, ¿con qué cerveza se acompañan? León Esteban Ossa dice que esta clase de pollo va muy bien con una Brown Ale, cerveza inglesa, que dará un sabor refrescante.

Para maridar pollo y cerveza recomienda tener en cuenta las especias que se usen.

 

 

Revista Paladares